Causas de la flacidez
Causas de la flacidez

La flacidez corporal es uno de los problemas estéticos más habituales y que más complejos causa, especialmente entre las mujeres. Por suerte, cada vez existen más tratamientos de medicina estética no invasivos e intervenciones quirúrgicas muy sencillas y rápidas que ayudan a combatir este problema y que incluso ofrecen grandes resultados para eliminar la celulitis. Aunque nunca está de más conocer las causas de la flacidez y todo lo que podemos hacer en nuestro día a día para evitarla o mantenerla a raya.

¿Qué es la flacidez?

La flacidez corporal es la pérdida de tensión de los tejidos por la pérdida de colágeno y elastina. La mayoría de veces se produce de forma natural, como consecuencia del propio paso del tiempo o la edad. Sin embargo, también existen causas de la flacidez que están relacionadas con hábitos poco saludables.

La flacidez puede ser cutánea o muscular, por lo que el tratamiento para reducirla será diferente en cada caso.

¿Por qué tengo flacidez?

No existe un único motivo por el que la piel o los músculos pierden firmeza. Como decíamos, las principales causas de la flacidez están relacionadas con el envejecimiento natural y la carga genética. Ya que con los años nuestra piel va perdiendo elasticidad, apareciendo elasticidad en zonas como los brazos, los muslos o la cara interna de las piernas.

La edad fomenta la flacidez

A medida que envejecemos, la piel pierde grosor. Esto se debe a que dejamos de producir la misma cantidad de células encargadas de fabricar fibras de colágeno y elastina. Además, perdemos masa muscular, que es lo que sirve como colchón para la piel y la grasa subcutánea.

El resultado de todos estos factores es que cuando envejecemos nuestra piel tiene un aspecto más suelto y sin firmeza.

Cambios hormonales que provocan flacidez

La mujer sufre varios momentos de su vida en los que los cambios hormonales son muy elevados. Los cambios que se dan en la menstruación, el embarazo, la lactancia o la menospausia pueden hacer que la piel se estire mucho y luego cueste volver a conseguir el mismo aspecto anterior. Entre otras cosas porque algunos de estos cambios hormonales hacen que las fibras de colágeno se destruyan más fácilmente.

Es muy común sufrir flacidez en el pecho y el abdomen tras el embarazo y la lactancia.

El sol y el agua caliente también favorecen este problema

En verano, ojo con tomar el sol sin protección solar. Ya que la radiación solar es otra de las causas de la flacidez. Esto se debe a que los rayos del sol contienen radicales libres que dañan las fibras presentes de la dermis y hacen que se debiliten.

Además, proteger de forma adecuada la piel te permitirá evitar manchas solares y envejecimiento prematuro.

También los baños con agua muy calienten acentúan este problema de flacidez en la piel. Cuando el agua está caliente, los tejidos de la piel se relajan y aparece la flacidez. Lo ideal es alternar chorros de agua fría con agua tibia. Y si después del baño puedes masajear tu cuerpo con aceites naturales o crema, seguro que tu piel lo agradece.

La alimentación y la falta de ejercicio

La alimentación y la hidratación son las bases de nuestra salud, pero también del aspecto de la piel. Las dietas faltas de proteínas, con exceso de sal y azúcares, fomentan la flacidez al endurecer el colágeno y acelerar su destrucción.

La falta de ejercicio es otro de los motivos por el que los músculos pierden volumen y hacen que la piel se vea más flácida.

Conclusión

Si ya no sabes qué hacer para combatir la flacidez y buscas un tratamiento no invasivo para eliminarla, te invitamos a visitar nuestra clínica de medicina estética y cirugía en Jaén. Contamos con todos los tratamientos que necesitas para recuperar tu figura y acabar con la flacidez corporal y facial.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Más
artículos